Academia

Regreso al oro y minería tradicional

La minería artesanal actual, basada en lavado de arenas y sedimentos en los ríos para buscar oro, está conectada con la minería desarrollada en las primeras décadas de la colonización de las Antillas Mayores (siglos XV y XVI) principalmente en La Hispaniola y Cuba (países donde aún se practica), así como en Puerto Rico. En República Dominicana se conservan y se usan objetos como las bateas de madera para lavar la tierra o las jícaras para depositar las pepitas, cuya forma es casi igual a los del siglo XV y XVI, algunos de los cuales aparecen en grabados de la época. Incluso persisten técnicas mencionadas por los españoles, como la búsqueda de oro en la noche, usando fuentes de luz que permiten distinguir el brillo de las pepitas. Según documentos históricos de Cuba, aún en el siglo XVIII se reconocía que los indios tenían el conocimiento de los mejores lugares para buscar oro. En esa época y aun hoy, lavar tierra para buscar oro era una actividad realizada por las personas más humildes. Es significativo que varios de los lugares de Cuba donde se mantiene la tradición de búsqueda de oro en los ríos, como en Holguín, sean también espacios donde se registra la presencia de indios en los siglos XVIII y XIX, y donde persisten tradiciones artesanales, curativas y religiosas de base indígena. En el caso dominicano lavar tierra para buscar oro aluvial constituyó y aún constituye una actividad económica básica para familias de las zonas de San José de Las Matas, Jánico, Ámina y Monción, por solo mencionar algunos espacios. Sin embargo, la mayoría de las personas que lavan tierra para buscar oro no entienden que esto tenga que ver con el pasado colonial ni con el trabajo de los indios.

Suscríbete