Ingenierías

NUEVOS MÉTODOS DE ANÁLISIS PARA MEJORAR LA RESILIENCIA

La evaluación y predicción de daños en infraestructuras civiles sometidas a eventos naturales extremos (tales como terremotos y huracanes) se realizan mediante inspecciones visuales y análisis aproximados que carecen de la precisión necesaria para detectar las fallas internas y los complejos mecanismos que causan el colapso de las estructuras.

Ante esta situación ha surgido el monitoreo de la salud estructural como una posible solución a la problemática. Esa solución consiste en el uso de información intrínseca obtenida de la estructura mediante sensores e instrumentación, lo que se asemeja a los instrumentos y aparatos médicos (como el electrocardiógrafo) en el diagnóstico de pacientes.

El Laboratorio de Monitoreo Estructural del INTEC, dirigido por el doctor Kalil Erazo, profesor investigador en Ingeniería estructural y sismo-resistente, realiza una investigación sobre el desarrollo y a la aplicación de métodos analíticos y experimentales para implementar el monitoreo estructural en escuelas, hospitales, puentes, y edificaciones afectadas por amenazas naturales. El objetivo es desarrollar herramientas que permitan evaluar de manera rápida y efectiva el estado de los daños sufridos por las infraestructuras civiles, ayudando así en la toma de decisiones mediante el uso eficiente de los recursos antes y después de eventos extremos, reduciendo el riesgo de desastres y ayudando a mejorar la resiliencia del medio construido. Otra investigación que apunta a mejorar la calidad de las evaluaciones de la vulnerabilidad sísmica de hospitales, escuelas y edificios gubernamentales es el “Estudio probabilístico de amenaza sísmica en edificaciones públicas en la República Dominicana, basado en un análisis no lineal del suelo” que cubre tres zonas de Santo Domingo, y es liderado por Claudia Germoso Núñez, doctora en Ingeniería sísmica. Una de las características es que le da relevancia al análisis de comportamiento no lineal del suelo como un factor determinante para estimar la respuesta de las edificaciones ante sismos y realizar las correcciones de lugar a los diseños. Como se argumenta en la propuesta de investigación, un mal análisis del suelo puede subestimar la vulnerabilidad de la estructura y no prever su colapso.

Suscríbete