Academia

Desde la gastronomía hasta el paisaje

Casa con influencias indígenas en la República Dominicana.

En la República Dominicana los casos de autoidentificación como indios tienden a ser menos conocidos que en Cuba, pero la persistencia de prácticas gastronómicas, curativas y el manejo de cultura material y técnicas agrícolas de base indígena parece ser mucho más fuerte.

Objetos en casa campesina cubana, muchos de ellos de origen indígena.

El casabe, casi perdido en la mayor parte de Cuba, es muy popular y ampliamente comercializado en la República Dominicana. También persisten los llamados corrales de pesca, una especie de trampa ampliamente descrita por los cronistas españoles en espacios indígenas, además de las formas y técnicas de colecta de las ostras o moluscos del manglar, junto a las materias primas y las formas de construcción de viviendas rurales, y la manera en que se selecciona y modifica el paisaje para ubicarlas. Es importante la permanencia de términos indígenas en la flora, fauna, geografía, y en otros muchos aspectos de la vida cotidiana, incluyendo nombres personales. Igualmente parece tener mayor relevancia la existencia de una cultura material impregnada de técnicas, formas de seleccionar, procesar y utilizar materias primas (fibras vegetales, maderas, barro, etc.) para elaborar objetos con orígenes indígenas que siguen teniendo peso en la vida cotidiana de las personas o en su defecto han comenzado a integrarse a una producción artesanal con fines más ornamentales. Otro aspecto esencial es la creencia en entes o espíritus indígenas que habitan en lugares como pozas o charcas (río Artibonito, en Bánica por ejemplo) y cuevas como la de San Juan, en Boca de Mana. En ellas los imaginarios locales perciben a los indígenas o sus legados culturales como parte de las propiedades curativas de ciertos paisajes, o dentro de un simbolismo ritual que revela de forma consciente o inconsciente su presencia en la actualidad. Las relaciones con africanos y sus descendientes también están documentadas, así como los esquemas de mestizaje, los cuales pretenden ser abordados en nuevos estudios.

Confección de casabe dominicano en San José de Las Matas.
Fotos: Ulloa Hung y Valcárcel Rojas.

Suscríbete