Ingeniería

CONCRETO CON AGUA DE MAR

Para producir un metro cúbico de concreto se emplean alrededor de doscientos litros de agua dulce, por lo que el acceso a cantidades suficientes de agua limpia es una preocupación urgente para la industria del concreto. La escasez de agua supone de por sí importantes retos sociales y económicos para los países, dada la condición del líquido como como bien público, prioritario para el consumo humano.

El uso de agua de mar para la elaboración de concreto está prohibido en las normativas de construcción, principalmente por el alto contenido de cloruro y la alta amenaza que esto representa para la durabilidad de la estructura de concreto debido a la corrosión del acero de refuerzo. Sin embargo, se han iniciado estudios sobre el tema y uno de ellos, coordinado por Tulio Rodríguez, profesor del Área de Ingenierías. El ingeniero Rodríguez evalúa las propiedades de trabajabilidad, resistencia y durabilidad del concreto elaborado y curado con agua de mar, mediante el uso del polímero reforzado con fibra de vidrio (GFRP). La investigación, realizada en sociedad con el grupo SECON, evalúa la viabilidad del uso de agua de mar para la elaboración y curado del concreto, a fin de lograr una industria más sostenible.

Suscríbete